lunes, 9 de julio de 2007

DIARIOS DE LONDRES (II): LOS COLORES DE LA CIUDAD

Una refugiada saharaui en UK

18 al 20 de junio de 2007

Lunes, 18 de Junio. Después del maravilloso festival en South Bank, en donde pude disfrutar del colorido que aporta la población refugiada a Londres, conocí los colores de esta ciudad. Descrita por algunos de sus habitantes como la capital del mundo actual, en ella contemplé los efectos de la globalización. En una sola ciudad puedes recorrer el mundo entero, mediante el encuentro muticolor con personas, tiendas, restaurantes, locales... mientras tanto, en la capital de mi país, El Aaiún, ocupado por Marruecos, ocurre lo contrario. Mis compatriotas no pueden salir, y el resto del mundo no puede entrar.

De la mano de mi anfitriona, Danielle Smith, estoy preparada para difundir el color saharaui en el arco iris londinense. Danielle Smith es la fundadora y presidenta de Sandblast, la única organización que trabaja directamente con el Sáhara Occidental en Inglaterra, a través de la cultura y las artes saharauis. En un país donde el problema del pueblo saharaui es muy difícil de conocer, el equipo de Sandblast ha logrado organizar un programa muy variado por el cual participaré en diferentes actividades, como conciertos, programas de radio, charlas y encuentros en diferentes foros de la ciudad.

Salimos a la calle, para montar en el Underground, el metro de Londres. A pesar de encontrar algunas estaciones al aire libre, en general me resultó bastante agobiante. Después cambiamos a la estación de tren, rumbo a Colourful Radio, emisora on line, a una entrevista en directo.
El viaje en tren, de una media hora, nos lleva por un paisaje urbano lleno de naturaleza. Y de repente, mi marido, gran amante de la música, se echa las manos a la cabeza: “¡Mira, la portada de “Animals” de Pink Floyd!”. Un imponente edificio con cuatro grandes chimeneas, ahora una central hidroeléctrica abandonada y con el mayor número de ladrillos del mundo. No pudimos evitar sacar una foto.

Por fin llegamos a los estudios de Colourful Radio, para participar en el programa Drivetime, del periodista Henry Bonsu. Un programa semanal de tres horas diarias, que trata la actualidad a través de debates, entrevistas y, como no, música. Todavía hay que esperar un poco para entrar en directo. Sin embargo, la tranquilidad de los estudios evitó que me impacientara. Por fin, llegó la hora de entrar a la cabina. Allí nos recibe Henry, desde la mesa de sonido. Gran periodista, enseguida me hizo sentirme cómoda, y empezamos a hablar más de cuarenta minutos sobre el Sáhara, sobre los campamentos, sobre mi música. También se habló de los próximos eventos de Sandblat sobre nuestra cultura en UK, así como de la situación humanitaria a la que está sometido mi pueblo. Canté unos fragmentos para todos los oyentes y me despedí con el deseo de que al menos, alguien más sepa de nuestra causa después del programa.

Salimos de los estudios, y el sol asoma tímidamente entre las nubes, reforzando los colores de la ciudad. Viaje de vuelta hasta salir del metro, para reunirme con algunos músicos del mundo afincandos en Londres. Me presentan a Boujeema Bouboul, músico gnawa afincado en tierras inglesas, y a Nasrdin, hijo de Sudanés y Somalí. Y como era inevitable, comenzamos a tocar. Y surgió la magia. Los ritmos del cuerno de África y los matices de la música Gnawa se entremezclaron en una improvisación, casando perfectamente con mis composiciones y otras canciones saharauis. Nuevamente la música une culturas, pueblos y rompe fronteras que han dado más problemas que facilidades al entendimiento entre los habitantes de este malogrado mundo. De este encuentro, surgieron dos interesantes ideas: grabar un tema en estudio al día siguiente, y que me acompañaran en mi actuación del jueves en el Kalabash.

19 de Junio. Continúan las actividades, hoy visitamos la oficina de Sandblast, y compartimos con ellas (puesto que el equipo está formado por mujeres) un día de trabajo. Ana, Lynn, Belén, así como un creciente número de voluntarios, organizan un gran número de actos a favor de la cultura saharaui. El orden del día, los siguientes eventos (mi concierto en The Salmon & Compass y nuestra intervención en el Refuge in Films), y la preparación del próximo festival de Sandblast, el primero en UK dedicado por entero a la cultura y pueblo saharaui. El ritmo frenético y el buen ambiente me hacen olvidar el cansancio, que empieza a hacerse patente. A las cuatro de la tarde viene un periodista de Openair Radio, originario de Guinea Bissao. Nueva oportunidad para mostrar a los oyentes quienes somos los saharauis. Otra interesante entrevista en la que de nuevo Danielle con sus traducciones, me facilitó la tarea de transmitir nuestro espiritu de lucha, paz y supervivencia a través de la ondas londinenses.
Por la tarde, el ritmo londinense nos lleva entre la lluvia hasta el estudio donde nos esperan Bujeema y Moe, un productor de música electrónica, de origen rifeño aunque nacido en Londres. En el estudio hay un hermoso acuario con peces multicolores, que sumergen el lugar en una atmósfera apacible. Me han preparado durante todo el día una base eléctronica fusionada con el guimbri, el bajo tradicional de la música gnawa. Pasamos el resto de la tarde hasta bien entrada la noche trabajando en la grabación. El resultado lo podéis escuchar en nuestro blog: "Peace". Mi primera incursión en el mundo de la electrónica, se salda con un grito a favor de la paz.

20 de Junio. Visita y reunión en la Embajada de Venezuela en UK. Nos recibe la agregada cultural de la Embajada, interesada en conocer el Sáhara Occidental. Tenemos una interesantísima charla en donde pude conocer más a este país que reconoce a la RASD (República Árabe Saharaui Democrática) y país de origen de Luzmira. Nuevamente, se resaltan los puntos en común antes que las diferencias. Lo más interesante fue las multiples similitudes con la poesía saharaui y algunas de sus variantes y las de algunas regiones de Venezuela. Una vez finalizada la reunión, nos invitó a visitar el Bolivar Hall, un espacio multifunción, que recoge exposiciones, conciertos y otros eventos culturales. Había una extraordinaria exposición del fotografo venezolano Antonio Briceño, titulada Dioses de América - Panteón natural. La magia arrebatadora de aquellas imágenes en la atmósfera diáfana del lugar, me obligaron a cantar. Lo que realmente ocurrió es que me sentí muy cerca de los pueblos a los que aquellas divinidades representan, o al menos lo que el fotografo desea mostrar de ellos. Un nuevo arco iris en medio de la capital del mundo actual, al que me uní con la modestia de una refugiada que canta a su pueblo allá donde va.

2 comentarios:

conxawah dijo...

Nos gusta mucho seguir tus actividades. Un abrazo. Bahia y Conchi

Raquel dijo...

Leo todo lo que me envían,me alegro de que estén bien,ojalá que podamos abrazarnos pronto y conocer a mi sobrinita.Un fuerte abrazo desde Canarias, Raquel.

Google